La leche materna contiene todo lo que el niño necesita durante los seis primeros meses de vida, favoreciendo su crecimiento, maduración y salud. Conoce beneficios, recomendaciones y datos que te serán de ayuda.

Beneficios

Beneficios para el bebé

  • La leche materna contiene anticuerpos que defienden el organismo del bebé protegiendo su sistema inmunitario mientras completa su desarrollo.
  • Lo protege haciendo que se enferme menos y con menor intensidad.
  • Lo resguarda de enfermedades como catarros, bronquiolitis, neumonía, diarreas, otitis, infecciones urinarias, además de enfermedades futuras como asma, alergia, obesidad, o diabetes.
  • Además, madura el sistema digestivo preparándolo para recibir otros alimentos.
  • Contiene todos los nutrientes que requiere y se adapta a la edad del bebé, inclusive prematuros y niños de bajo peso.
  • Favorece el desarrollo cerebral del niño y su intelecto ya que el contenido de grasa es la apropiada para el crecimiento y maduración del sistema nervioso.
  • Todos los nutrientes se digieren más fácilmente que los productos alternativos, sobre todo la grasa.
  • Protege los riñones del niño, pues la cantidad de proteínas y de minerales es adecuada.
  • Es un alimento seguro e higiénico. No necesita preparación y tiene la temperatura idónea.

Beneficios para la madre

  • Recupera la figura más rápido debido a la pérdida de calorías extras
  • Disminuye el riesgo de cáncer de mama y ovarios.
  • Disminuye el riesgo de osteoporosis.
  • Suscita a eliminar la placenta rápidamente después del parto.
  • Ayuda al útero a regresar a su tamaño original y reduce el sangrado uterino debido a la liberación de la hormona oxitocina.
  • Genera un estrecho vínculo entre la madre e hijo.

 

Producción de leche

Calostro

Es la primera leche materna que produce la mujer luego de nacer el bebé y hasta aproximadamente el segundo o tercer día de tomar leche del pecho. Es un líquido amarillento y algo cremoso que concentra nutrientes y anticuerpos para el bebé recién nacido. Es tan importante como una vacuna ya que previene las infecciones más comunes.

Leche de Transición

Después del calostro se produce la leche de transición durante una semana. Es más blanquecina, acuosa y rica en grasa, lactosa, vitaminas hidrosolubles y calorías.

Leche Madura

En unas 3-6 semanas se estabiliza la emisión de leche madura. Si la mujer realiza una buena lactancia es posible que produzca leche hasta los dos años.

 

Lactancia

Recomendaciones para una buena lactancia

1) La mamá debe estar tranquila; y el bebé, sostenido y seguro. Hay distintas posiciones para amamantar, es conveniente variar las posiciones para prevenir dificultades. Se recomiendan las siguientes pautas:

  • La madre debe estar cómoda, con la espalda siempre apoyada.
  • El bebé debe ser llevado al pecho de la madre, no llevar el pecho al bebé.
  • La cabeza y el cuerpo del bebé deben estar alineados con el abdomen de su mamá (“panza con panza”); no curvados ni “enrollados”.
  • La cara del bebé debe estar frente al pecho de la mamá, y su nariz contra el pezón, mirando a la madre.
  • Todo el cuerpo del bebé debe ser sostenido en el regazo materno (no sólo la cabeza o las nalgas).
  • Es importante mirar al bebé a los ojos. A través de la mirada se intercambia afecto.

2) Una buena prendida al pecho favorece que el niño obtenga leche sin dificultad y la madre conserve sanos sus pezones, sin molestias ni grietas. El bebé está bien prendido cuando:

  • Se ve más areola (parte oscura del pezón) sobre el labio superior.
  • Toma con su boca bien prendida de toda la areola o parte de ella.
  • Tiene la boca bien abierta (como cuando bosteza).
  • El labio inferior está volcado hacia fuera y el superior hacia arriba.
  • El mentón y la nariz del bebé están tocando el pecho.
  • Las mejillas se ven redondeadas.
  • Hace mamadas lentas y profundas, a veces con pausas.
  • Se puede ver u oír al bebé deglutir.

3) Lactancia a demanda

  • Se debe alimentar cada vez que lo pide, durante el día y la noche.
  • No hay que esperar que llore para amamantarlo, el niño lo indicará chupándose el dedo o moviéndose mucho.
  • Para que la mamá pueda producir la leche que su bebé necesita, el niño debe ser amamantado con frecuencia.
  • Si la mamá tiene que separarse de su hijo puede extraerse manualmente su leche y conservarla en un recipiente limpio y tapado. Es necesario entibiarla siempre a baño maría, nunca hervirla ni calentarla en microondas para que no pierda sus propiedades.

4) Durante el período de lactancia no se necesita variar hábitos de comida o bebida. Debe mantenerse una dieta sana y equilibrada como de costumbre. Es posible que se experimente más sed durante este período, así que es bueno mantenerse bien hidratada.

5) Para mantener el pecho materno aseado la única higiene que se recomienda es la que se realiza con la ducha diaria. Después de cada toma será suficiente con secar los pechos.

6) Evitar realizar trabajos duros o estresantes.

 

Problemas y tratamientos durante la lactancia

 Pezones doloridos

  • Corrección de la postura del niño.
  • Comenzar a amamantar con el pecho no doloroso.

Pezones con grietas

  • Impregnar el pezón con leche materna y secarla con secador.
  • Utilizar un protector para lactancia, para mantener el pezón libre de roces y de humedad.
  • Utilizar pezonera de abeja.

Las reacciones locales pueden darse por cremas corporales, jabones, etcétera. El tratamiento es evitar su uso.

Pezón plano y pezón invertido

En el momento de la toma se estimularán los pezones con los dedos o bien con un sacaleches, así se facilitará al lactante la toma.

Mastitis

Es una inflamación del pecho. Existen varios tipos como infecciosas o no infecciosas. Dependiendo de la causa, el especialista pautará el tratamiento.

Candidiasis del pezón

Infección por hongos. El síntoma principal es dolor intenso, a veces precedido de picazón. La sensación es similar a una quemadura o dolor punzante. Normalmente, es más doloroso al término de la toma o entre una y otra.

Los tratamientos, ya sean tópicos u orales, son compatibles con la lactancia. El bebé también será tratado, manifieste o no la candidiasis, para evitar que reinfecte a la madre.