¿Qué es la enfermedad celiaca?

La enfermedad celíaca (EC) es una alteración crónica a nivel de las vellosidades intestinales producidas por la la ingestión de gluten en individuos genéticamente predispuestos.
Las proteínas del gluten se hallan en los componentes del trigo, avena, cebada y centeno (TAAC).

La etiología de la EC es multifactorial, con una fuerte influencia genética. El propio organismo reacciona dañando al intestino delgado haciendo que las vellosidades que este tiene dejen de absorber los nutrientes de los alimentos.

Las personas que padecen esta enfermedad no siempre saben que la tienen porque no se sienten enfermas, o porque pueden presentar síntomas o signos diferentes a los clásicos que hacen sospechar EC, como un síndorme de mala absorción (pérdida de peso, hipoalbuminemia, etc). Algunos ejemplos de manifestaciones extraintestinales son: anemia, psoriasis, dermatitis.

 

¿Cómo se realiza el diagnóstico bioquímico?

Desde el laboratorio, los mejores marcadores serológicos utilizados para el diagnóstico son: anticuerpos anti transglutaminasa IgA (atTGA), anti endomisio IgA (EMA) y anti péptidos deaminados de gliadina IgG (DPG) (sobre todo para valorar a pacientes con deficiencia de IgA).

Dada la asociación de esta patología con el déficit de IgA, es necesario realizar la valoración de esta inmunoglobulina, en conjunto con el resto de los marcadores.

El 95% de los pacientes con EC presentan el alelo de antígeno de histocompatibilidad (HLA) DQ2, y el 5% restante el HLA-DQ8. Estas moléculas confieren el 40% del riesgo genético, el resto se atribuye a moléculas no HLA.

La prevalencia del HLA DQ2/8 en familiares de celíacos es cercana al 70%.

 

¿Cómo se realiza el diagnóstico clinico confirmatorio?

La biopsia de intestino sigue siendo sin dudas la prueba estándar confirmatoria para el diagnostico de EC. Una vez confirmado el diagnóstico el paciente debe empezar una dieta libre de gluten (DLG).

 

Laboratorio de seguimiento en dlg

La cinética de desaparición de los anticuerpos varía desde el comienzo de la DLG.

Los Ac anti gliadina IgA tardan en desaparecer entre 3 y 6 meses, mientras que los de tipo IgG siguen aproximadamente hasta los 18 meses posteriores. Por ende, no se recomienda usarlos para seguimiento.

Los EMA tardan 12 meses en desaparecer, por lo tan

Los Ac anti transglutaminasa desaparecen antes que los EMA

DPG IgA desaparecen antes que los atT IgG

La cinética de desaparición NO correlaciona con la recuperación de la integridad de la mucosa.

Por lo tanto para monitorear la DLG, se recomienda pedir: Ac DPG IgA y a tTG IgA

 

Tener en cuenta que…

Al ser una enfermedad autoinmune, y si la persona tiene predisposición genética los síntomas pueden aparecer en cualquier momento de la vida.