El cáncer de mama es una enfermedad que se produce en las células que forman el tejido mamario, encargadas de la producción de leche materna. En el 95% de los casos puede curarse si es detectada a tiempo.

 

Datos básicos

Nombre

Carcinoma de mama (Cáncer de mama o seno)

Afección

Tumor maligno que se desarrolla a partir de células mamarias

Origen

Generalmente se origina en las células de los lobulillos (glándulas productoras de leche) o en los conductos (vías que transportan la leche desde los lobulillos hasta el pezón)

Clasificación

La mayoría de los cánceres de mama son carcinomas y se clasifican según donde se originen

 

Cáncer: Enfermedad que comienza con el crecimiento de células anormales. En lugar de morir en el ciclo de vida normal de una célula continúan dividiéndose en nuevas células anormales y crecen fuera de control.

Carcinoma: Tipo de cáncer que se desarrolla a partir de células epiteliales (células que recubren las superficies del cuerpo. Están en la piel, los vasos sanguíneos, el tracto urinario y los órganos)

 

Clasificación

 Se clasifican según donde se originen:

Ductal: originados en la superficie del conducto mamario. Es el tipo más frecuente.

Lobulillar: originados en el lobulillo de una glándula mamaria.

Otros: carcinoma inflamatorio, enfermedad de Paget, tumor filoides.

Carcinoma no invasivo, preinvasivo, in situ o intraductal

Es cuando las células malignas no han invadido a través el tejido que rodea la lesión o sea se mantienen dentro del conducto sin romperlo.

Carcinoma invasivo

Es cuando las células se han propagado a través de las paredes del conducto, afectando al tejido mamario cercano. En este caso las células pueden llegar a la sangre, conductos linfáticos y/o desplazarse hacia otros órganos (metástasis).

Cuando se disemina hacia los ganglios linfáticos, generalmente lo hace a los más próximos que son los de la axila. En otras ocasiones pueden migrar a los ganglios de debajo de las costillas (mamaria interna) o alrededor de la clavícula (infra y supraclavicular).

 

Síntomas y signos

La mayoría no suelen tener signos ni síntomas. Sin embargo, resulta posible que con la enfermedad presenten cambios en las mamas o síntomas.

Causas

Se desconoce aún pero se identificaron factores hormonales, estilo de vida y ambientales que pueden aumentar el riesgo.

Factores de riesgos controlables que pueden aumentar el riesgo

Exposición al estrógeno: en las mujeres estimula el crecimiento de las células mamarias por lo que aumenta el riesgo la exposición a esta hormona durante períodos prolongados ininterrumpidos.

Sobrepeso: en especial para mujeres postmenopáusicas. El tejido graso es la principal fuente de estrógeno que posee el cuerpo tras la menopausia cuando los ovarios dejan de producir la hormona. Una mayor cantidad de tejido graso implica un mayor nivel de estrógeno.

Dieta equilibrada: lo más recomendado es llevar una dieta con bajo contenido graso, y rica en frutas y vegetales.

Ejercicios: ayuda a reducir el riesgo de cáncer de mama. Se recomienda hacer ejercicio físico entre 45 y 60 minutos al menos 5 días a la semana.

Consumo de alcohol: puede afectar la función renal de control sobre los niveles de estrógeno en sangre.

Tabaquismo: suele implicar un leve aumento en el riesgo de cáncer de mama.

Anticonceptivos orales: Puede aumentar levemente el riesgo, pero solo durante un período limitado. Las mujeres que hayan dejado de utilizarlos por más de 10 años no parecen presentar un riesgo mayor.

 

Factores de riesgos que no puedes controlar que pueden aumentar el riesgo

Ser mujer: es el mayor factor de riesgo. Si bien los hombres pueden padecer la enfermedad, las células mamarias de las mujeres crecen y cambian constantemente, principalmente debido a la actividad de las hormonas femeninas estrógeno y progesterona.

Edad: es el segundo factor de riesgo más importante. En edades de 30 a 39 años el riesgo es de 1 en 227 y después de los 60 años pasa a ser de 1 en 28.

Antecedentes familiares: Si tienes algún familiar de línea directa (madre, hija, hermana) que ha sido diagnosticado con cáncer de mama u ovario o tienes varios familiares que lo han padecido especialmente antes de los 50 años.

Antecedentes personales: Si ya te han diagnosticado cáncer de mama en el pasado, tienes el riesgo de que reaparezca, ya sea en la misma mama o en la otra.

Raza: Las mujeres blancas son un poco más propensas que las afroamericanas. Las asiáticas, latinas y nativas norteamericanas tienen un riesgo menor de desarrollar cáncer de mama.

Terapia de radiación en el tórax: Recibir terapia en una edad temprana (infancia o juventud) como tratamiento para otro cáncer aumenta significativamente el riesgo, especialmente si se aplica durante la etapa de desarrollo de las mamas.

Exposición al estrógeno que no su pueden controlar:

Empezar a menstruar en una edad temprana (antes de los 12 años)

Entrar en la menopausia en una edad avanzada (después de los 55 años)

Exposición a estrógenos en el ambiente (por ejemplo las hormonas presentes en la carne o los pesticidas como el DDT, los cuales producen sustancias similares al estrógeno cuando son absorbidos por el cuerpo)

Embarazo y lactancia: Las mujeres que nunca han tenido un embarazo a término o que han tenido su primer embarazo a término después de los 30 años tienen un mayor riesgo.

Exposición al DES. Las mujeres que recibieron un fármaco llamado dietilestilbestrol (DES) utilizizado entre la década de 1940 y 1960 para evitar abortos espontáneos, tienen un riesgo apenas más elevado de desarrollar cáncer de mama. La mujeres cuyas madres tomaron DES durante su embarazo también pueden tener un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad.

 

 Diagnóstico

Examen físico: realizado por un profesional entrenado

Examen por imágenes: mamografía

Si hay lesión toma de una pequeña muestra de la lesión para poder determinar el origen de la misma (biopsia). Estos procedimientos comprenden el triple diagnóstico y aportan en conjunto la mayor certeza sobre si una lesión es benigna o maligna.

 

Tratamiento

Hay distintos tipos de tratamientos dependiendo de las características y estadio (extensión de la enfermedad) así como también de las características de cada paciente.

Quirúrgico

Si el tumor es pequeño en relación al volumen mamario y la paciente tiene posibilidades de recibir radioterapia a posterior, es posible realizar un manejo conservador de la mama (se extirpa el tumor pero no toda la mama). Las pacientes con tumores grandes o que no pueden recibir radioterapia son candidatas a realizar mastectomía (extirpación del tumor y de la mama)

Radioterápico

Es un tratamiento en el que se usan rayos x de alta energía u otros tipos de radiación para destruir células cancerosas o para impedir que crezcan.

Oncológico

Éstas incluyen a la quimioterapia, hormonoterapia y/o terapia biológica, y se basan en medicamentos que buscan destruir a las células cancerosas o impedir su crecimiento.

 

Prevención

A parte de los factores de riesgo controlables puedes:

▪ Realizar una auto-exploración mamaria mensual a partir de los 20 años, de preferencia al quinto día de la menstruación

▪ Solicitar una mamografía a partir de los 34 años, en caso de antecedentes familiares de la enfermedad. Si no se tienen, se debe hacer cada dos años a partir de los 40, y cada año al llegar a los 50